Visitando una tumba

Esperó al caer la noche y aunque llevaba prisa encontrarla, la poca luz y el temor al ser descubierto ralentizaba su marcha. Reconoció a la mayoría de los que estaban ahí e hizo un esfuerzo mayor por pasar de largo, algunos lo llamaban, pero sus voces eran apenas un eco. Durante el camino fue acompañado por un extraño sentimiento de nostalgia de su primer baile juntos, cuando nadie más se atrevía a acercarse a ella, pero a su vez era como si todos esperasen que él fuese el primero y cuando se atrevió a sacarla a bailar el tiempo se congeló a la espera de su respuesta, los 3 segundos más largos de su existencia. Finalmente, dejó las flores a un lado mientras limpiaba la lápida, habían pasado años desde que alguien la visitó por última vez. Los habían matado a todos, él no podía verlos, pero estaban ahí aguardándolo una vez más “Voy tras de ti” era una promesa. Le llevó años, pero finalmente estaba preparado para la venganza “Y ellos caerán conmigo”, ese era un juramento.

Comparte esta historia en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *